26 de mayo de 2008

Cosas que suceden en el bondi

Línea 168 a Villa Crespo.
Hola, noventa, por favor.

Doy unos pasitos a ver dónde me acomodo para seguir el resto del viaje. Parada, claro. Adelante de todo hay una serie de especímenes bondísticos que me erizan la piel. Tal vez sea que estoy sensible, o que no me gusta viajar sola de noche en bondi, o que simplemente ese tipo de espécimen le eriza la piel a la más ruda macho. El bondi está lleno, así que en realidad no tengo mucho para elegir. Es adelante con los especímenes o atrás toda apretada, con gente con aliento a vino de cartón y alguna que otra apoyada malintencionada. Elijo los especímenes. Miro un poco desde arriba, intento disimular, pero los ojos se me desvían solos hacia los ya tan repetidos especímenes. En los dos primeros asientos hay dos chicas de mediana edad. Pelo castaño teñido y rulo quemado. Mucho maquillaje cargado. Jean ajustado y minifalda. La chica que está del lado de la ventana, sola, no me genera nada. La que me pone la piel de pollo es la de la izquierda. Es relativamente normal hasta que llegamos a la cara. La operación le salió barata y por la culata, definitivamente. Un engendro del señor. La niña sin rostro que salió en el diario es sin duda mucho más agradable a la vista.
Una conversación desvía mi atención de la chica-engendro.


Y? te dijo algún piropo o no?

No, sí bueno...y yo le hice un café con leche y no se lo quiso tomar, que no le gusta el café con leche, sino el café solo. Y yo lo guardé y después me lo tomé yo, no lo iba a tirar.


Miro de reojo y del lado de la ventana, justo atrás de la chica que sola no me genera nada, hay un señor muy gordo y con la cara llena de granos. Gordo pajero, pienso. La camisa está que estalla y noto que la carne se le apelmaza entre botón y botón. Y hace frío, pero el gordo suda. Al lado del gordo, justo atrás de la chica-engendro, hay un engendro masculino. Al verlo me siento peor que con la chica engendro. Me tiembla un poco el pulso, lo siento. Necesito evitar mirarlo pero el morbo me lo impide. El chico del piropo-café con leche es extremadamente flaco, enano, blanco transparente, tiene poco pelo y para todos lados menos para donde tiene que ser, y su cara, sobre todo su cara, es especial como la de la chica engendro. Y la postura. Como si tuviera una pc adelante, donde está el asiento de la chica-engendro. Encorvado y con los hombros hacia dentro. Es la representación más real de lo que imagino que es un extraterrestre malvado. La cabeza es chiquita y ovalada. Los ojos son grandes y ovalados. No tiene cachetes, pero los pómulos ocupan casi todo el espacio donde debería haber más cara. La boca es chiquitita y arrugada. Casi no pestañea. Yo tampoco lo hago. Trago saliva. Piropo...pienso.

La chica que sola no me genera nada y la chica-engendro se bajan en plaza once. Nadie se sienta en los asientos libres que dejaron. Los miro detenidamente y dudo más detenidamente. Finalmente suspiro largo y tendido y me siento en el colchoncito tibio que dejó la chica que sola no me genera nada. Siento un escalofrío que me sube por la espalda. Pienso que es la mirada del chico-engendro. Aprieto fuerte los párpados y me dedico a mirar por la ventana y a pensar que no sé dónde tengo que bajarme. Pero eso no me saca la sensación de que estoy en el asiento de la chica que sola no me genera nada adelante del chico-engendro que se sienta justo atrás de donde estaba la chica-engendro.

La primera a la derecha es Malabia?

Puaj!! (ruido de escupida por la ventana) Malabia? Sí.

Gracias, me bajo!




Me dijo mal. La puta que lo parió.



Él era más agradable a la vista

22 de mayo de 2008

snifada cosmopolita

En español:

A ver cómo toma merca la putita, a ver la putita, cómo le gusta a la putita...

En inglés:

I wanna see how that little bitch snifs some cocaine, let´s see how she snifs some cocaine you little bitch.

En portugués:

Eu quere visualiçar como bebe merca la putinha, a ver a putinha como fase beber.

En alemán:

Dunken marten das putitenh snif cokain, das putitenh , das putitenh, dunken marten.

En francés:

Je veux voir comme le putitte boir le merque, la pe petit putitte, comme boire le merque.

***

Con la colaboración de la excelentísima
estabaenelcorril.blogspot.com

16 de mayo de 2008

¿Por qué? ¡Si es viernes!

Why, why,why...why not.

Si tuviese auto propio y supiese manejar, revolearía a más de uno por los aires. Menos mal que me faltan varios requisitos para poder salir a la calle al volante (y que soy respetuosa de ciertas reglas de convivencia).

Lo bueno es que la musiquita en mi mp3 me salvó la mañana casi casi por completo.
Llámese: Lhasa de Sela. Y el que no la conoce... ¡que la conozca!

S
ur la marée haute,
Je suis monté.
la tete est pleine,
Mais le coeur n'a pas assez.
Sur la marée haute,
Je suis monté.
la tete est pleine,
Mais le coeur n'a pas assez.

Honestamente, no entiendo lo que dice a pesar de haber estudiado un poquititito de francés hace mucho tiempo. Si algún alma bondadosa quiere revelarme el misterio...bienvenido sea.




12 de mayo de 2008

amar y vivir

¿Por qué no han de saber
que te amo vida mía?
¿Por qué no he de decirlo
si fundes tu alma
con el alma mía?

Qué importa si después
me ven llorando un día,
si acaso me preguntan
diré que te quiero mucho todavía.

Se vive solamente una vez,
hay que aprender a querer y a vivir
hay que saber que la vida se aleja
y nos deja llorando quimeras.

No quiero arrepentirme después
de lo que pudo haber sido y no fue,
quiero gozar esta vida
teniéndote cerca de mi
hasta que muera.


Consuelo Velázquez

11 de mayo de 2008

falacia

La indiferencia no mata al gato. Me consta.



De la curiosidad me encargaré en otro momento.

2 de mayo de 2008

Con amor, para las dos...










Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
Y fosforescentes caballos marinos
harán una ronda a tu lado,
y los habitantes del agua
van a jugar pronto a tu lado