12 de febrero de 2009

hacete la muertita

Llego de mi trabajo súper lejano hacia la urbe, nuevamente, donde no hay casas con golden "shampam" ni nada por el estilo.
Me bajo del tren tigre-retiro y camino hacia el puesto de diarios; pregunto por una de las revistas que me hacen consumir en el mes. No hay, sigo mi camino con la poca plata que tengo en el bolsillo. Camino, salgo...karma. Me voy al kiosco dentro de la estación a comprar lo siguiente, en este orden: una botella de agua de esas onda "sport" (porque me parecen simpáticas y siempre pienso que las voy a usar cuando salgo a correr, es decir...), chicles beldent menta fuerte, los negros, y un lucky de 10. "7,50" me dice el chico...y me devuelve 7,50. Algo anda mal, el chico me devolvió el mismo monto de lo que compré. No se dio cuenta. Sigo camino, pero algo en mi cabecita dice: dale, el chico trabaja en un kiosko en retiro, te dio MUY mal el vuelto, volvé, no seas garca, dale los 5 pesos que te dio de más, ni que fuera un kiosquero de recoleta...Pero por alguna razón no vuelvo. KARMA. Llamo al número que me llamó más temprano por una oferta laboral de mi trabajo anterior a ver si me ofrecen algo súper interesante...y mientras llamo, ocurre lo siguiente:
- ¿Hey, no me convidás un cigarrillo?
- Sí, tomá éste (le doy el cigarrillo que acababa de prender y sigo con el celular en la oreja izquierda)
- ¿No me das un poco de agua? ( lo miro apenas y siento que aunque después de eso no voy a volver a tomar de esa botella, a mí no me va a faltar el agüita en botella linda como a él)
- Sí, tomá lo que quieras.
- ¿Tenés una monedita?
- No, no tengo nada
- ¿ Sabés lo que es quedarse quieta? Si salís corriendo, te voy a correr...dame la plata y el celular. (Lo miro fijamente. Él me mira. Supongo que nos miramos, aunque él tiene los ojos completamente rojos y desorbitados en alguna otra parte del universo que yo no conozco. Nos seguimos mirando. Lo miro, lo analizo de arriba abajo. No tiene nada que me pueda lastimar a la vista y tiene las dos manos ocupadas, en una un cigarrillo y en la otra una botella de agua. En un segundo, admito que mi fantasía es destrozarle la cara y patearle la cabeza hasta matarlo. A la distancia noto que hay mucha gente alrededor y nadie lo acompaña).
- Quedate con el cigarrillo y con el agua. (mi mano seguía en mi oreja izquierda, con el celular ahí mientras del otro lado me seguían hablando. Nos seguimos mirando fijamente por un rato que parece una eternidad pero es cuestión de segundos).
- Eh...bueno, no te voy a sacar nada...chau
- Quedate con eso.

Se va y yo también me voy. Lo primero que pienso es que eso me pasa por no haberle devuelto los 5 pesos al del kiosko. Parece ridículo, pero por qué no...Después pienso en lo mucho que me hubiera gustado desfigurar al nene que no tenía más de 12 años. Por suerte esas cosas sólo ocurren en mi imaginación, porque seguro que la desfigurada sería yo.
Camino a la esquina y pienso en nenu, por dónde vendrá, qué haría ella en mi situación. La de mi ex trabajo sigue en línea...
- Hola, sí, acaban de intentar robarme...
- Jajajaja, bueno, te llamo por...

Pienso que ella se caga en mí como yo me cago en el pibe

Eventualmente tomaría el trabajo.

Lo demás, poco interesa