26 de marzo de 2009

..


Y aquella vez fue como nunca y siempre:
vamos allí donde no espera nada
y hallamos todo lo que está esperando.

25 de marzo de 2009

sueños

Hoy no quise despertarme; estaba navegando por un sueño primoroso, casi real, pero con un toque mágico que disparó en mi realidad la conciencia del mundo onírico. Se esfumó en un segundo, aunque hubiese parecido una eternidad palpable...inalcanzable.

Desperté con el gusto amargo a hiel de haber querido estirar a mi voluntad ese tiempo para, al menos, abrazar un poquitito más esa fantasía de humo, cantos, puentes y vestidos.
Un humo que escondía una fiesta de roces, alegrías y bebidas de fragancia de almíbar; un puente que conducía por un camino de deseos inconclusos a la merced de mis intenciones; cantos de matiz hipnótico...

Un vestido bamboleante en sintonía con la brisa suave y turbulenta de un camino ondulante, certero y capaz de ser derrumbado por una voluntad mayor fuera de mi alcance.
Una ruptura; luego, el calor del despertar, la agitación de un pecho desolado...el sepulcro o la reminiscencia.