15 de marzo de 2011


   música
belleza dentro

ella mi sueño

Y así, con el paso del tiempo, se dieron cuenta de que era hora de lijar, enduir y pasar por encima de otro nuevo baúl de recuerdos. Recuerdos verdes que seguramente se conviertan en más verde... de otra tonalidad, de otro presente. Me obligan a sacarte de ahí. Cuando te vi, colgada desde siempre, adherida a un pasado que a veces traigo hacia mi cama, me desesperé para rescatarte de quienes no sabrían cómo tocarte suavemente el hombro y pedirte que te movieras. Como siempre, en mi papel de fallida heroína, corrí hacia tu pedido de ayuda ahogado y una a una te fui sacando... por momentos con brutalidad. En otros momentos dudé y pensé: no los voy a dejar pasar, ¡que pasen sobre mi cadáver para hacer eso que quieren hacer! A mí nadie me obliga a despegarme de mi pasado imantado. Pero lo lograron. Y dejando de lado esa bestialidad que tanto caracteriza mis despegues, te tomé una a una, te saboreé y me despedí, como pude, de esas palabras que juntas fuimos poniendo, una al lado de la otra, juntas aquella noche en la que